Una economía fuerte es la base del crecimiento sostenible de cualquier país, y España